Tu Tiempo con el Número Uno. 3ra Temporada, 26 Enero,  Es tiempo de podar….

Juan 15:1-5 NVI

»Yo soy la vid verdadera, y mi Padre es el labrador. [2] Toda rama que en mí no da fruto, la corta; pero toda rama que da fruto la poda para que dé más fruto todavía. [3] Ustedes ya están limpios por la palabra que les he comunicado. [4] Permanezcan en mí, y yo permaneceré en ustedes. Así como ninguna rama puede dar fruto por sí misma, sino que tiene que permanecer en la vid, así tampoco ustedes pueden dar fruto si no permanecen en mí. [5] »Yo soy la vid y ustedes son las ramas. El que permanece en mí, como yo en él, dará mucho fruto; separados de mí no pueden ustedes hacer nada.

Al entender que Jesús es la vid verdadera y que Dios es el labrador, podemos hacer conciencia de las ramas áridas y secas de nuestra vida, esas ramas que todo el mundo desde afuera ve, pero nosotros como las llevamos pegadas al cuerpo, al entendimiento, a la voluntad, las palabras , los gestos y todo nuestro ser, no nos damos cuenta de que las llevamos colgando en la vida y que se ven mas feas de lo que parece….

esas ramas secas y áridas, mas bien ya casi muertas,, son la huellas de un divorcio no superado, la tristeza por lo perdido y la frustración de estar solos, para otros puede ser el recuerdo triste de ese negocio que se perdió o de esas cosas materiales que un dia fueron y que ya no lo son, y para otros, esas ramas secas y mal puestas, puede ser la frustración de no haber hecho todo lo que imaginaron hacer o cosechar, pues toda la vida se les fue en los placeres pasajeros de la vida, entre rumba y rumba y malas decisiones tras malas decisiones…..si seguimos con el listado de las ramas secas, nos podemos dar cuenta por fin….de todo lo que esta seco y muerto en nosotros…..y por eso necesitamos que Dios nos pode y nos corte de una vez por todas toda esa sequedad, para poder reverdecer , cambiar de vida, tener nuevos sueños, metas, propósitos y ganas de vivir…..

dice el verso que solo Dios corta toda rama que no da fruto y que poda las que de alguna manera pueden volver a empezar y hacer una nueva vida…., pero todo esto será posible, solo en la medida en que permanezcamos en El, para que El pueda permanecer en nosotros….pues como ramas no podemos dar fruto por cuenta propia, sino que necesitamos de la vid para vivir…

Vamos a orar…

Amado Señor, yo te pido que cortes de una vez por todas lo que necesita ser cortado en mi vida, te pido perdón por mi terquedad y mi manera de vivir en el pasado e impedir que tu obres en mi tu perfecta voluntad….ayúdame a conocerte mas, para dejarme moldear por tu palabra y dejarme podar por ti….quiero florecer para ti, ser el mejor esposo, amigo, papa, hijo y hombre que tu diseñaste para que fuera…en el nombre de Jesús te lo pido, amen.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *