Eclesiastés 7:23 NTV

Siempre hice todo lo posible para que la sabiduría guiara mis acciones y mis pensamientos. Me dije: «Me propongo ser sabio», pero no funcionó.

Que impresionante es la palabra de Dios, que no deja de mostrarnos que los muchos esfuerzos y trabajos por ser los mejores o por ser los mas reconocidos o los mas destacados en algún área del conocimiento, o de la vida, si lo hacemos alejados de Dios, pueden terminar en locura, en egolatría, en arrogancia y lo peor de todo en cuestionamientos frustrados que increpan a Dios, y que mas bien son como auto justificantes de nuestra incapacidad para amarlo.

Salomón, el hombre más sabio del mundo, aquí confiesa lo difícil que había sido pensar y actuar con sabiduría. y la verdad muchos de nosotros andamos buscando respuestas en todo lugar, en los libros, la literatura, la internet y quien sabe en cuantos lugares mas, y por eso Salomón nos muestra y hace hincapié en que no importa cuánto conocimiento tengamos, o busquemos, siempre habrá misterios que nunca comprenderemos. 

El misterio mas grande para muchos es por qué no me sano, para otros es por qué las cosas no me resultan como quiero, y para muchos otros el gran misterio de la vida es por qué me siento decepcionado, insatisfecho y por qué cuando logro algo, quiero mas.

Hay cosas que los muchos libros, ni mucho menos las ínfulas de intelectualoides que tenemos nos podrán dar, pues ese mérito, solo le corresponde a Dios en su infinita gracia,…darnos de lo que no merecemos y traer descanso donde hay falta de paz y contentamiento, aun cuando no tengamos nada de que hacer alarde.

Así que, creer que uno tiene sabiduría es finalmente la  prueba de que no la tenemos, por eso yo creo que es mejor no ser un intelectualoide, que pretenda sabérmelas todas y que pase por encima de todo el mundo, pues esas cosas no son mas que el reflejo de las columnas endebles en las que la sabiduría del mundo nos hace subir, para después mostrarnos que no sirven mas que para ilustrarnos cosas de la vida que no llegaremos a entender ni vivir si no se piensan y se experimentan a la manera de Dios. 

Yo creo que al final nos queda como el camino mas confiable, someternos a Dios y resistir toda provocación del mundo, que todo el tiempo nos querrá vender espejismos, y reposar completamente en la gracia de Cristo, sabiendo que solo El nos puede guiar a donde verdaderamente todos debemos y necesitamos llegar..

Vamos a orar…

Amado Dios, yo se que me has visto en todas las etapas de mi vida, allí donde he sido arrogante y pagado de mi mismo, pero también sabes como he luchado para entender que todo eso no sirve de nada si no te tengo a ti. gracias por tu gracia que me cubre y me permite fijar la mirada en ti, y reconocer que nada se, si no te conozco a ti y que nada tengo si no te amo. enséñame Señor la verdadera sabiduría que proviene de ti y de vivir conforme tu lo has diseñado para mi desde la eternidad. en el nombre de Jesús, amen.

1 Corintios 9:27 NTV

Disciplino mi cuerpo como lo hace un atleta, lo entreno para que haga lo que debe hacer. De lo contrario, temo que, después de predicarles a otros, yo mismo quede descalificado.

Yo creo que esta es una de las situaciones mas complicadas de la vida, lograr ser consecuentes con lo que decimos y hacemos, por eso el verso comienza diciendo, necesito disciplinar mi cuerpo como lo hace un atleta, necesito ponerle limites a mi alimentación, a mis tiempos de ocio, de estudio, a mis responsabilidades en la casa y en el trabajo, limites a las horas en que me duermo y disciplinas a todo aquello que en mi vida sigue en desorden. 

Todos los atletas profesionales tienen rutinas de entrenamiento que se vuelven hábitos y lo hacen para lograr después de mucho entrenamiento hacer lo que se habían propuesto lograr, una meta, un propósito, una marca, un segundo mas de resistencia; pues si no lo hicieran de esa manera, como lo dice el verso, ellos mismos quedarían descalificados.

Si no nos entrenamos poco a poco nuestro cuerpo se va a enfermar, a debilitar e irá mostrando características de un cuerpo pesado, lento y envejecido, pues nuestro cuerpo es completamente moldeable, adaptable y susceptible de ser enseñado, para tener la mejor versión que Dios desde la eternidad planeo para nosotros.

Vamos a orar.

Señor mío y Dios mío, te necesito y necesito ordenar mi vida, mis hábitos y la manera en que vivo, quiero ser productivo, disciplinado, seguro, tranquilo y sobre todo lleno de tu incomparable amor, enséñame a vivir y a reposar en ti Señor, yo te lo ruego, en el nombre de Jesús, amen.

1 Corintios 9:26 NTV

Por eso yo corro cada paso con propósito. No solo doy golpes al aire.

Yo no se si usted se ha dado cuenta, que en la vida a veces corremos y corremos y nos afanamos y no tenemos tiempo para nada y nos sentimos muy cansados y también pensamos que a la larga no hacemos nada, mejor dicho, es un mare mágnum de ideas, tareas, cosas, subidas bajadas que cuando nos damos cuenta estamos dando como golpes al aire…

Y si lo vemos bien, el verso de hoy nos dice que debemos correr cada paso con un propósito y no solo como dando golpes al aire. Si pensamos en la vida como una caminata por el sendero ecológico de Dios, nos podremos dar cuenta que la vida esta llena de etapas y en ellas vamos dando un paso a la vez, pues no podemos saltarnos ninguna de esas etapas que Dios desde la eternidad ya planeó para nosotros.

Así que no te adelantes por favor, porque a veces y mas bien la mayoría del tiempo cuando lo hacemos nos golpeamos duro; por eso es mejor un paso a la vez y en orden; primero la amistad, después el noviazgo y luego el matrimonio; pues que difícil es darnos cuenta que todo lo que vivimos se quedó sin propósito, y fue precisamente por habernos saltado el paso a paso que en Dios siempre nos va a llevar a lo mejor.

Vamos a orar..

Amado Señor, sabes que he tratado de ser diferente y aun así me he equivocado mucho y me he saltado muchos pasos y cuando lo he hecho me han dolido y me han hecho mas pesada la vida; se que he perdido el propósito de muchas maneras y te pido perdón, ayúdame a recalcular de nuevo, se tu mi guía y mi dirección, te lo ruego, en el nombre de Jesús, amen. 

1 Corintios 9:24 NTV ¿No se dan cuenta de que en una carrera todos corren, pero solo una persona se lleva el premio? ¡Así que corran para ganar!

Perseverancia, persistencia es ¡el premio! Y yo creo que nunca se nos prometió que la vida cristiana sería fácil de vivir; al contrario, Pablo nos recuerda constantemente que debemos tener un propósito y un plan, porque vendrán tiempos difíciles y Satanás nos atacará. Pero nuestra perseverancia conlleva la promesa de un premio, y una promesa que Dios cumplirá.

Es por esto que debemos saber y experimentar en la cotidianidad que detrás de una vida espiritual hay un propósito de Dios y es el de ejercitarnos para lo que se nos viene cada día,  como retos que no habíamos esperado que vinieran, pero que llegarán y por eso mismo, necesitamos estar fuertes espiritualmente, para poder resistir.

La vida finalmente es un plan que debemos vivir ordenadamente, con disciplina, esfuerzo y dedicación y de la misma manera como se planean los gastos, las fuerzas, el trabajo, la casa, las empresas y todo en la vida, necesitamos planear como lo dice el verso, la carrera, pues nuestro objetivo siempre será ganar un premio que no se paga con dinero, ni con lo mucho que acumulamos en este lugar, pues es el premio eterno de una vida al lado de Dios.

Vamos a orar..

Gracias Señor, porque en medio de mi afán y de mis carreras tu nuevamente me recuerdas que la carrera mas importante de la vida es ser la persona que tu diseñaste para que fuera…perdóname tantas cosas en mi carácter y en mi voluntad que aun se mantienen a leguas de distancia de ti, hoy solo quiero pedirte que me enseñes y me ayudes a parecerme mas a ti; quiero tu carácter Señor, tu semblante, y amar de la manera como tu lo haces, en el nombre de Jesús, amen.

1 Corintios 9:21 NTV

Cuando estoy con los gentiles, quienes no siguen la ley judía, yo también vivo independiente de esa ley para poder llevarlos a Cristo; pero no ignoro la ley de Dios, obedezco la ley de Cristo.

Si bien el grito de independencia hace mas de 200 años se hizo con el propósito de traer a la libertad a toda una nación; hoy podemos entender que Pablo como embajador de Cristo, su único y eterno propósito en aquel momento era la de llevar a la fe a cuantos estuvieran perdidos, viviendo sus vidas completamente por fuera de los caminos de Dios.

Por eso Pablo da varios principios importantes que nos pueden ayudar a conseguir un grito de independencia que nos permita encontrar la libertad en el Espíritu que nuestro país, y la sociedad en general tanto necesita.

Y entre todas estas cosas podemos 1) encontrar en la fe algo en común con las personas a nuestro alrededor, 2) podemos evitar una actitud del sabelotodo, 3) procurar que los demás se sientan aceptados, 4) ser sensibles a sus necesidades y preocupaciones, y 5) finalmente buscar oportunidades para hablarles de Cristo.

Muchas personas andan pidiendo independencia a gritos, cuando en realidad lo que están encontrando es una prisión espiritual que los impulsa a llamar a lo bueno malo y a lo malo bueno y esa independencia se vuelve necedad, arrogancia, desenfreno y muchas cosas mas.

No ganamos nada con tener un país que se dice estar libre cuando en realidad no lo está y de esa misma manera nos equivocamos en lo personal, si decimos tener independencia, cuando somos presa fácil del que dirán, de las redes, de las apariencias, las adicciones, el egoísmo, la ambición, el orgullo. la murmuración, la insatisfacción y muchas cosas mas. 

vamos a orar…

Amado Señor, solo tu sabes que no soy verdaderamente libre en muchas áreas de mi vida, por eso te pido que me enseñes como conseguir mi libertad, pues solo tu me puedes dar la independencia espiritual que verdaderamente necesito. lléname de ti Señor, yo te lo ruego, en el nombre de Jesús, amen.

Proverbios 3:5-6 NVI 

[5] Confía en el Señor de todo corazón, y no en tu propia inteligencia. [6] Reconócelo en todos tus *caminos, y él allanará tus sendas.

Muchas veces podemos escuchar personas que dicen todo el tiempo que Dios es muy importante en sus vidas, pero al momento de tomar decisiones y sobre todo al momento de aplicar lo que la palabra dice acerca de lo que a Dios le agrada que hagamos, todo se desdibuja y no hacemos mas que negociar y terminamos como siempre haciendo nuestra voluntad.

Yo creo que uno de los obstáculos mas grandes para vivir una vida conforme a Dios y no a lo que el mundo de hoy nos dice, somos nosotros mismos y la imposibilidad que tenemos de hacer de la palabra de Dios y de su gran amor por nosotros, un habito de vida, y más que habito, una verdadera identidad de lo que somos.

Como lo dice el verso de hoy, no nos debemos dejar llevar por nuestra propia inteligencia, pues son muchos los tropiezos que podemos tener cuando nos ponemos por encima de Dios y creemos que nos la sabemos todas, que somos autosuficientes y no necesitamos de Dios.

Por eso termina el verso diciendo de manera consistente, «Reconócelo en todos tus *caminos, y él allanará tus sendas.»… que dicha fuera que todas nuestras cosas pasaran primero antes que nada por el filtro de Dios y de esta manera encontrar la verdadera paz y descanso que tanto necesitamos.

Vamos a orar…

Amado Dios, solo tu sabes que solo de labios para afuera te nombro, pues la verdad siempre hago lo que me parece y todo ello la mayoría del tiempo va en contravía de lo que tu me indicas que haga; Hoy decido no confiar en mi propia inteligencia y mas bien reconocerte en todos mis caminos, pues quiero que intervengas en mi soledad, en mi tristeza y en el vacío que solo puedes llenar tú. Quiero una vida llena de propósitos verdaderos en ti y no precisamente una vida que se queda vacía porque no estas tu. Ven a mi vida, enséñame, cámbiame y ayúdame a ser la persona que tu quieres que yo sea, en el nombre de Jesús, amen.

Números 22:32 NTV

-¿Por qué le pegaste a tu burra tres veces? -le preguntó el ángel del SEÑOR-. Mira, he venido a impedirte el paso porque con terquedad te me opones.

En esta historia bíblica del libro de números, todos nosotros podemos aprender, como en este caso, que existen muchas cosas que nos pueden cegar el entendimiento y el corazón y además de ello, nos llevan a hacer cosas que pensamos que están bien, cuando en realidad ni siquiera están provocando en las personas lo que pensamos erróneamente puede provocar.

Este es el engaño que produce la ambición, cuando vivimos solo por conseguir metas que a la larga solo tienen un precio; y esto también nos sucede cuando sin importar las señales del Señor, seguimos tercamente como lo dice el verso, persiguiendo algo en lo que definitivamente no está Dios.

Sueños y sueños nada mas son las cosas y los propósitos que nos hacemos cuando ponemos de lado a Dios.

Muchas son las cosas que podremos conseguir en este mundo que a la larga no serán mas que pasajeras, pues la vida eterna, ni se compra ni se vende y es un regalo que viene solo por la fe.

En este caso dice el verso «he venido a impedirte el paso porque con terquedad te me opones» y la verdad muchos de nosotros con nuestras actitudes. y maneras de pensar y de actuar no hacemos mas que oponernos y oponernos a los planes del Señor para nuestras vidas.

Vamos a orar..

Perdóname Señor, pues solo tu conoces lo que verdaderamente siento y también sabes lo que en realidad soy y tengo; sabes que si pierdo todo lo que el mundo me ha dado, te tengo a ti, y en ese lugar quiero estar, teniéndolo todo en ti; Gracias por interponerte en mi camino y hacerme entender mi terquedad, pues la verdad mis planes sin ti, no van para ninguna parte; ayúdame a regresar a ti y a vivir mi vida completamente a tu lado, en el nombre de Jesús, amen.

Efesios 4:28 NVI El que robaba, que no robe más, sino que trabaje honradamente con las manos para tener qué compartir con los necesitados.

La realidad de muchos de nosotros es que pensamos que el robo, consiste solo en tomar lo que le pertenece a otro y quedarnos con lo de los demás. A veces resultamos robándonos a nosotros mismos y lo hacemos cuando le quitamos a la vida la paz, la tranquilidad, la alegría, el tiempo, el descanso y muchas cosas mas; es claro que cuando esto pasa nos estamos robando a nosotros mismos.

Lo mejor de todo es que Dios nos ayuda a darnos cuenta, de cuantas cosas desordenadas tenemos en nuestra cotidianidad y de la manera como lo hace, nos ayuda a ponerlas en su lugar.

Cuando nos damos cuenta que nuestras acciones no crearán ningún valor duradero, o ellas en si mismas están lastimándonos y haciendo daño a los demás, es el momento propicio para cambiar de juego, de lugar, de maneras de seguir haciendo lo que estamos haciendo y buscar la perspectiva de Dios. 

Esta, es una, como tantas otras invitaciones que Dios nos hace para que trabajemos honradamente en nuestro propio ser, de tal manera que no nos robemos mas y por fin tengamos algo mejor para compartir con los demás.

Vamos a orar..

Te amo Señor y te necesito todos los días de mi vida, enséñame Señor, necesito y quiero ser la persona que tu diseñaste para que fuera y no mi propio molde; hoy reconozco que tu manera de hacer las cosas es completamente perfecta y que en ti puedo dar lo mejor de mi. En el nombre de Jesús, amen.

Romanos 14:13 NVI Por tanto, dejemos de juzgarnos unos a otros. Más bien, propónganse no poner tropiezos ni obstáculos al hermano.

Cuando nos hemos vuelto un obstáculo para la vida de los demás y no hacemos mas que criticar y mirar lo malo de las personas, necesitamos entrar en la sala de cuidados intensivos de Dios.

El verso de hoy nos dice que dejemos de juzgarnos unos a otros; primera tarea que seguramente se nos dificulta un montón y además de ello, seguramente es el abismo en el que mas nos hundimos y sin darnos cuenta. Todo el tiempo nos estamos juzgando, mirando , interpelando, y tratando de hacerle la vida a los demás a nuestra manera…. La verdad es que esas personas que solo ponen obstáculos en el trabajo, en la casa y hasta en nuestro interior,  somos nosotros mismos.

Termina el verso diciendo, (Romanos 14:13 NVI)… «Más bien, propónganse no poner tropiezos ni obstáculos al hermano.» y la verdad, esta debería ser nuestra medida para no mirar mas para afuera y llenarnos de juicio, sino mas bien tratar de ayudar a los demás sin ponerles tropiezos ni obstáculos…

Vamos a orar…

Perdóname Señor por mi juicio y por mi manera de poner obstáculos en la vida de los demás…te ruego que me ayudes a organizar mi vida, de tal manera que pueda ser siempre útil para servir, para construir y dar lo mejor de mi…quita de mi pensamiento y de mi corazón toda critica, toda mordacidad y toda maldad al mirar a los demás y a mi mismo, yo te lo ruego, en el nombre de Jesús, amen.

Jeremías 22:3 NVI Así dice el SEÑOR: ‘Practiquen el derecho y la justicia. Libren al oprimido del poder del opresor. No maltraten ni hagan violencia al extranjero, ni al huérfano ni a la viuda, ni derramen sangre inocente en este lugar.

A veces en la vida nos podemos sentir rezagados y vemos que nada avanza y que nos hemos estancado en muchas áreas; y la verdad es que sin saberlo y sin darnos cuenta, nos hemos vuelto dependientes de algo o de alguien; de pronto puede ser de un hijo, y de nuestra relación fallida con el, o de alguien en especial y de los traumatismos que hay detrás de esa relación.

Como lo dice el verso de Jeremías, es necesario que «libren al oprimido del poder del opresor» y cuando tenemos relaciones que no son sanas, que están llenas de control, exigencias, frustraciones, peleas, desacuerdos y muchas cosas como estas, podemos entender que necesitamos ser libres del poder del opresor, y ese opresor es el engañador que se instala en medio de nuestro pensamiento y nuestro corazón y nos lleva a tener relaciones disfuncionales y a responder de maneras equivocadas.

Es necesario entender como lo dice la palabra que nuestra lucha no es contra seres humanos, sino contra poderes, autoridades, y potestades que dominan este mundo de tinieblas y contra fuerzas espirituales malignas en las regiones celestiales ( Efesios 6:12) y es ahí mismo donde debemos buscar nuestra libertad de las relaciones o situaciones que nos atan; como lo dice el verso de hoy… (Jeremías 22:3 NVI) “Practiquen el derecho y la justicia. Libren al oprimido del poder del opresor.”

Vamos a orar.

Señor, yo te pido que me enseñes a practicar el derecho y la justicia y te pido que me hagas consciente de las personas o situaciones que me oprimen y no me permiten vivir en la libertad que tu planeaste para mi vida…líbrame del poder del opresor Señor, en mi mismo, en las cosas que hago y con las personas que me relaciono…te ruego que me des relaciones saludables y me permitas discernir mi responsabilidad en cada una de ellas…solo tu me puedes hacer entender, cuando me he vuelto un opresor y cuando estoy siendo oprimido…tuyo soy Señor, enséñame, moldéame y haz de mi la persona que tu quieres que yo sea, en el nombre de Jesús, amen.

Escuchanos en tu plataforma favorita

Déjanos tu testimonio

Contacto General