Tu Tiempo con el Número Uno. 22 Abril, Libertad.

2 Corintios 3:17 NVI

Ahora bien, el Señor es el Espíritu; y donde está el Espíritu del Señor, allí hay libertad.

La biblia dice que “Cristo nos libertó para que vivamos en libertad. Por lo tanto, necesitamos mantenernos firmes

en una relación estable y diaria con Dios, de tal manera que no caigamos fácilmente en los engaños del mundo que cada vez nos va a arrastrar mas y mas lejos de la voluntad De Dios y mas bien todos los dias nos van a invitar a vivir una vida sin Dios y enmelocotados en nuestra propia voluntad.

Lo primero que debemos tener claro es si hemos recibido a Cristo como Señor y Salvador, y si es asi, reconocer que el ya nos ha liberado mediante su victoria en la cruz, del pecado, la enfermedad y todo aquello que nos hace dar tumbos como pelota loca en la humanidad.

¿Te sientes completamente libre en la libertad que Dios te ha dado? o sigues atado y esclavo de todas esas cosas que solo te llevan a la confrontación, el desaliento, la adicción, la lucha interminable con la voluntad y una pelea permanente entre el bien y el mal?

Recuerda que Cristo nos ha dado la libertad espiritual que necesitamos del los conflictos personales del pecado, de los hábitos negativos del pasado, libertad de la culpa y la falta de perdón.

Es la La libertad, la que abre el camino para conocer, amar, adorar y obedecer a Dios. Es la experiencia gozosa de vivir por fe de acuerdo a lo que Dios dice que es verdad y en el poder del Espíritu Santo, y significa no cumplir los deseos de la carne. No significa perfección, pero sí una vida que se desarrolla y abunda en Cristo; —pues es el único que puede llenar las necesidades más profundas de vida: la identidad, la aceptación, la seguridad y el valor.

Vamos a orar..

Amado Dios, cuanto te necesito,… solo tu conoces y sabes, cuales son mis situaciones en las que no encuentro libertad…necesito de ti, de tu verdad en mi vida, recuperar mi libertad y ser verdaderamente libre de todo lo que no me permite vivir como hijo tuyo….ven a mi vida, enséñame tu palabra y ayúdame a recuperar mi libertad…en el nombre de Jesús. Amen.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.