Tu Tiempo con el Número Uno. 18 Abril, Fuego que Arde.

Lucas 24:30-32 NVI

Luego, estando con ellos a la mesa, tomó el pan, lo bendijo, lo partió y se lo dio. [31] Entonces se les abrieron los ojos y lo reconocieron, pero él desapareció. [32] Se decían el uno al otro: —¿No ardía nuestro corazón mientras conversaba con nosotros en el camino y nos explicaba las Escrituras?

Cada vez que nos reunimos a conversar la palabra De Dios y a compartirla, podemos experimentar la presencia De Dios de manera real en nuestras vidas, pues es la manera directa como el padre, nos dejo por escrito su voz de tal manera que podamos escucharlo, atenderlo y entender su propósito para nuestras vidas..

es algo particularmente impactante, reconocer que cuando leemos la biblia, podemos escuchar directamente la voz De Dios dándonos instrucciones y enseñándonos de manera particular a cada una de las situaciones de nuestra vida.

en la mayoría de las ocasiones cuando me siento a conversar con personas sobre la palabra De Dios, verdaderamente alcanzo a sentir que mi corazón arde de emoción y dicha, asi como le sucedió a Cleofas y su amigo, camino de Emaus, y lo unico que puedo reconocer es que cuando hablamos de Jesús y nos maravillamos con su palabra y parece que esta penetrara hasta el tuétano de los huesos, Jesus está ahi, Jesús se pone en medio de nosotros y de manera real, nos vivifica, nos alienta, nos llena de fe, nos sorprende y despierta en nosotros el gran deseo de amarle mas, de conocerle mas y de hacerlo el todo de nuestra vida.

hoy te puedo invitar de nuevo a tener una relación directa con Jesús a través de su palabra, a que te sientes a sus pies, y puedas experimentar de manera directa, el aliento del todo poderoso hablándote al oido y de manera personal e intima haciendo que arda tu corazón…

vamos a orar..

Amado Dios, quiero experimentarte en mi vida, quiero escuchar tu voz, hablándome al odio y guiándome en cada una de las situaciones de mi vida que solo conoces tu… te necesito, quiero conocerlo todo de ti, descansar en tu seguridad, encontrar mi verdadera aceptación en ti y dejar arder mi corazón para siempre a tu lado….y todo esto te lo pido, en el nombre de Jesús. Amen.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.