Tu Tiempo con el Número Uno. 17 Abril, Es Real…

Mateo 27:54 – NVI Cuando el centurión y los que con él estaban custodiando a Jesús vieron el terremoto y todo lo que había sucedido, quedaron aterrados y exclamaron: -¡Verdaderamente éste era el Hijo de Dios!

Una y otra vez hemos escuchado multitud de relatos sobre la crucificción de Jesús, y seguramente muchas personas continuan incrédulas frente al hecho mas importante de la historia de la humanidad, en el que un dia, por gracia, amor y misericordia, el hijo De Dios entregó su vida como pago por el perdón de todos los pecados de la humanidad…los pasados, los presentes y los venideros….

Asi de inconmensurable es el regalo De Dios, al ofrecer a su hijo Jesus como sacrificio por todos nosotros….

De pronto usted al escuchar esto pueda pensar que si hubiera estado ahi no se hubiera atrevido a hacer lo mismo que los soldados romanos, ni mucho menos a insultar a Jesus y a escupirlo como los fariseos lo hicieron, pero la verdad es que si hubiéramos estado ahi, nuestra ignorancia De Dios y nuestra falta de reverencia, nos hubiera llevado exactamente a hacerlo igual.

No se que pruebas, terremotos, pandemias, pestes y desastres tienen que venir a nuestra humanidad, para que por fin podamos con reverencia reconocoer que Jesús es el Señor y que lo necesitamos a El como El Salvador de nuestras vidas y la guía para vivir esa vida justa y tranquila que tanto necesitamos, y entonces podamos decir como el soldado romano, verdaderamente Jesus es el hijo De Dios, nuestros salvador.

Vamos a orar,

Ohhh Señor, perdona la dureza de nuestros corazón, que después de tanto tiempo aun sigue sin reconocer que tu eres El Salvador de la humanidad, nuestro redentor y quien perdona todos nuestros pecados, que tu eres el camino, la verdad y la vida y sin ti, no tenemos mas que sufrimiento , dolor, competencia, peleas, egoísmo, orgullo y destrucción….ven a mi vida, lléname por completo, pues hoy te recibo como ese Dios vivo y real que me guarda, me perdona, me anima y alimenta y me da siempre lo mejor…hoy reconozco que solo tu me puedes dar la salvación y la vida eterna, agradecido y confiado, oro a ti, en el nombre de Jesús.. Amen…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.