Tu Tiempo con el Número Uno. 14 Abril, Pan del Cielo

Éxodo 16:4 NVI

Entonces el Señor le dijo a Moisés: «Voy a hacer que les llueva pan del cielo. El pueblo deberá salir todos los días a recoger su ración diaria. Voy a ponerlos a prueba, para ver si cumplen o no mis instrucciones.

Como lo sabemos bien, el padre nuestro dice Danos hoy nuestro pan de cada dia, y la verdad es que lo que tenemos ha sido dado por Dios para nuestro sustento, aun así sabemos que si lo que tenemos no nos llena plenamente de satisfacción y alivio, puede ser porque ese pan que hemos recogido no ha venido directamente del cielo, sino de la calle, de nuestra propia fuerza, de un negocio de esos que hacemos que no se ha hecho propiamente en la voluntad del Señor, con mentiras, tareas que no honran a Dios, dóbles encargos de trabajo cuando hemos jurado que no trabajaremos con nadie mas, o simplemente aprovechándonos de las situaciones para conseguir mas y mas por cuenta propia..

Esta es la cestión, el verdadero sustento a nuestras vidas vendrá cuando dejemos de buscar pan por cuenta propia y mas bien lo recibamos del cielo, como oportunidades dadas por Dios, sin mentiras y engaños, pues como lo dice esta palabra, Dios nos pone a prueba para ver si seguimos sus instrucciones o no, para ver si cedemos ante la provocación de una buena ganancia o si finalmente negociamos la verdad por un pedazo de pan, que finalmente solo traerá fatigas, penas, tristezas y ruina.

El pueblo De Dios tiene la gran promesa de recibir en abundancia el pan y la provisión diaria para todo lo que necesitemos, se trata de no recoger mas de lo que nos toca, y dejar de hacer trampas que nos lleven a la ambición que desbordan y desfalcan nuestra verdadera relación con Dios y la seguridad de su sustento.

Con el camino limpio, la provisión De Dios vendrá y sera abundante rebosada y para siempre.

Vamos a orar.

Señor, perdóname por las mentiras en mi vida, en mi trabajo, en mis negocios y por mi falta de fe para creer que tu eres mi proveedor, mi sustento, el justo absoluto para mi vida y en quién debo descansar plenamente para dejarme alimentar y proveer.

Renuncio a toda mentira para conseguir dinero, a toda ambición, a ese sentimiento de querer atesorar para mi, algo que finalmente solo te pertenece a ti…soy tuyo, mi vida es tuya y todo lo que tengo es tuyo…me entrego a ti y dependo de ti completamente, en el nombre de Jesus.Amen.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.