Tu Tiempo con el Número Uno. 19 Marzo, Madurez.

1Corintios 13:11-13 NVI Cuando yo era niño, hablaba como niño, pensaba como niño, razonaba como niño; cuando llegué a ser adulto, dejé atrás las cosas de niño. 

Desde que tenemos como 7 años queremos ser grandes, que nos digan que estamos grandes y cuando tenemos 14 o 16 años, mucho mas nos gusta que nos digan que estamos grandes, que ya somos hombres o mujeres muy grandes y que seguramente vamos a hacer muchas cosas importantes para la vida, la familia y la sociedad… y todas esas transiciones, para cada uno de nosotros singinican épocas, lenguajes, maneras de pensar, de vivir, de comportarnos y de asumir la vida…

Por eso conocemos personas que a pesar de los años, sigen pensando como niñ@s, y no avanzan por su falta de conciencia de que ya han crecido y cambiado, y que la vida en cada uno de sus momentos nos va a pedir nuevas maneras de ver, de sentir y de experimentar la vida con los otros.

Y ahí está otra vez la vida llenándonos de retos y obligándonos a seguir adelante, a tomar decisiones y a ver adelante los efectos de lo que estamos decidiendo ahora..

De eso se trata cuando asumimos la madurez, de prever y de contemplar antes de tomar una decision, los efectos y los impactos que esa decision del ahora nos traerá para el futuro; para nuestros hij@s, para nuestra vida, para nosotros mismos, porque no sabemos si esta decisión implicará quedarnos solos para la vejez, o si esta decisión implica quedarnos sin recursos para vivir mas adelante…son muchas condiciones, las que nos dicen si estamos actuando con suficiente madurez en la vida…… y madurez finalmente significa, seguridad, tranquilidad, paz, moderación, algunas veces esperar, no desesperar, considerar lo bueno, esperar lo mejor y desde luego, ponerse en los zapataos del otro….y que tal que fuera yo?

Vamos a orar.

Ohh mi Dios, necesito madurar, aprender, descansar en ti, confiar en ti y encontrar la seguridad que necesito en ti….solo tu sabes cómo me siento de frajil e inmaduro en tantas áreas de mi vida y hoy te pido que las llenes de ti, que obres en mi y me cambies, que me des fuerzas y me ayudes a ser la persona que tu creaste y diseñaste para que fuera…muéstrame mi propósito, mi personalidad y mi capacidad para asumir la vida de la manera que tu quieres que yo la viva…te lo pido en el nombre de Jesús. Amen.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.