Tu Tiempo con el Número Uno. 27 Febrero, Dos Principios para Orar por los Perdidos.

Mateo 9:37-38 NVI

«La cosecha es abundante, pero son pocos los obreros —les dijo a sus discípulos—. [38] Pídanle, por tanto, al Señor de la cosecha que envíe obreros a su campo.»

Jesus dijo que la cosecha es abundante, pero los obreros son pocos….y si usted siente la convicción de orar por alguien o por un grupo de personas que no conocen al Señor, entonces primero pídale que les envíe un mensajero o que lo envíe a usted mismo.

Pablo explica muy bien este proceso en Romanos 10:14-15 NVI al decir….

Ahora bien, ¿cómo invocarán a aquel en quien no han creído? ¿Y cómo creerán en aquel de quien no han oído? ¿Y cómo oirán si no hay quien les predique? [15] ¿Y quién predicará sin ser enviado? Así está escrito: «¡Qué hermoso es recibir al mensajero que trae buenas *nuevas!»

No va a ser posible si nadie va, si nadie cuenta, y si nadie habla De Dios….

Segundo Juan escribió en 1 Juan 5:16 NVI que Si alguno ve a su hermano cometer un pecado que no lleva a la muerte, ore por él y Dios le dará vida.

en el contexto de este pasaje, Juan esta hablando de la vida y la muerte espiritual no de la física…Jesús vino para que podamos tener vida, asi que Juan esta diciendo que pidamos a Dios que les de vida eterna….nosotros escogemos creer y Dios misericordiosamente obra en respuesta a nuestras oraciones…

Esa es nuestra mayor y mejor tarea, creer, creer y creer que Dios responde nuestras oraciones y tener la seguridad de que en medio de lo contaminado que esta nuestra sociedad, nuestras familias y nuestro país,…el plan de redención de Cristo sobre nosotros se llevará a cabo con la justicia perfecta que proviene de El.

Por algo nuestro himno nacional dice como una profecía de salvación, que Colombia llegará a comprender las palabras del que murió en la cruz….. y yo lo creo….

Vamos a orar…

Señor, yo creo que todo mi país llegará a comprender tus palabras, que

—: Pondrás tu *ley en nuestra *mente, y la escribirás en nuestro *corazón y dirás…tu eres nuestro Dios, y nosotros somos tu pueblo. y como lo dice tu palabra…..en Colombia [34] Ya no tendrá nadie que enseñar a su prójimo, ni dirá nadie a su hermano: «¡Conoce al Señor!», porque todos, desde el más pequeño hasta el más grande, te conocerán —afirma el Señor—. Yo les perdonaré su iniquidad, y nunca más me acordaré de sus pecados.»

en el nombre de Jesús.Amen.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.