Tu Tiempo con el Número Uno. 16 Febrero, La Ceja Levantada.

Abdías 1:3 NVI

Tu carácter soberbio te ha engañado. Como habitas en las hendiduras de los desfiladeros, en la altura de tu morada, te dices a ti mismo: ¿Quién podrá arrojarme a tierra?

El orgullo es uno de los pecados mas comunes y recurrentes en los seres humanos, cuando levantamos la ceja, aun en silencio, solo debemos tener cuidado de que el orgullo no se esté subiendo de nuevo a ese lugar de la cabeza donde no debe habitar.

En el libro de Abdias, vemos el orgullo del pueblo de Edom, por la devastación de Israel….ellos pensaron que eran superiores a los demás y además de ello se reían de la calamidad de los demás….como a veces nos puede pasar a muchos cuando decimos…no me alegra…pero siento un fresquito….o cuando levantamos y levantamos esa ceja que por dentro solo nos llena de más y más orgullo y arrogancia de la que debemos tener.

Dios usa este relato en Abdias, para mostrarnos que dependemos de Él y de su amor para lograr las cosas que hemos logrado y para hacer todo lo que nos queremos proponer para nuestras vidas…….mas bien debemos ser agradecidos y no llenos de orgullo y mas bien preocuparnos por los demás, tanto como nos gustaría que se preocuparan por nosotros.

Vamos a orar..

Señor, hazme consciente de mi orgullo, no me permitas levantar la ceja, ni el dedo acusador y señalador que me hace sentir mas o mejor que los demás…solo tu lo puedes hacer en mi, pues conoces mi terquedad y mi orgullo….cámbiame Señor…déjame ver todo lo bueno y despéjame de lo que me hace daño y me separa de ti….en el nombre de Jesús. Amen

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.