Tu Tiempo con el Número Uno…15 Enero Fidelidad.

Salmos 36:5 Tu amor, Señor, llega hasta los cielos; tu fidelidad alcanza las nubes.

Fidelidad….fidelidad….cuando decimos la palabra fidelidad, yo creo que todos pensamos en la fidelidad de las parejas, entre los novios y los esposos, pues la fidelidad la entendemos como le entrega única del amor hacia una persona en especial, y la fidelidad no se comparte con nadie mas, ni es múltiple, ni tampoco itinerante, osea que un día está y el otro día no.

La fidelidad es amor consagrado a, dedicado a, que piensa solo en, se alegra con y se emociona con esa persona que amamos y que nos hace sentir que somos también correspondidos y amados…

El amor De Dios por nosotros, tiene esa característica de la fidelidad, pues su amor fue tan grande que hasta la misma vida dio para el perdón de nuestros pecados y se entregó hasta el final, sin renunciar a su amor fiel e incondicional por todos nosotros.

Así debe ser la experiencia de la fidelidad en nosotros,…. incondicional….en una sola dirección, verdadera, sin engaños ni mentiras….pues todos nosotros amamos que sean fieles con nosotros.

Podemos ser infieles con el pensamiento, con el cuerpo, con el dinero, con la familia, los jefes, nosotros mismos, y considerar que ello no nos hace daño, cuando en realidad lo único que nos trae es división y sufrimiento.

Salmos 89:33 Con todo, jamás le negaré mi amor, ni mi fidelidad le faltará.

Señor enséñame a ser fiel contigo, así como tu lo eres conmigo…renuncio a toda mentira y engaño…sacame de toda infidelidad contigo, con mi esposo, esposa, con mi hogar, en mi trabajo y dame la libertad de vivir en la verdad, quiero ser fiel y que tu me enseñes a lograrlo. te lo pido en el nombre de Jesus. Amen.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.