Tu Tiempo con el Número Uno…13 Enero Amabilidad.

Filipenses 4:5 Que su amabilidad sea evidente a todos. El Señor está cerca.

Vivimos en una ciudad en donde la gente permanentemente es amable, cordial, confiada, sonriente, buena gente, agradables, sinceros, preocupados, desprendidos de lo material y serviciales…

La amabilidad es una condición de saber amar a otros y dejarse amar por los demás…muchas personas, aun en medio de sociedades serviciales y dispuestas para dar amor como esta, en medio de las experiencias que les ha tocado vivir, rechazan el servicio, el amor, la preocupación, y la amabilidad, como si eso les fuera a traer un cobro adicional por el servicio prestado, o también en ocasiones sintiendo desconfianza por tanta amabilidad recibida….

Otras personas, sencillamente no pueden ser amables, porque pocas veces han sido amadas de verdad o quizá se han sentido utilizadas.

Amar y dejarse amar por los demás es un aprendizaje, se aprende a amar amando y servir sirviendo y a dejarse amar, recibiendo con bondad y despojo, las muestras de cariño y amor que nos quieran dar, sin exigencias mayores de lo que nos pueden dar y nos ofrecen.

Ser amable realmente no cuesta nada y mas bien nos llena de felicidad y nos hace sentir realizados y plenos en la vida.

Gálatas 5:22 En cambio, el fruto del Espíritu es amor, alegría, paz, paciencia, amabilidad, bondad, *fidelidad,

Señor ayúdame a ser amable con todos, quita de mi todos esos sentimientos de división, comparación, queja, angustia, tristeza, ira y enojo que no me dejan ser amable…lléname de palabras de amor, de verdad, de union, de esperanza y enséñame a ser amable y a dejarme amar por los demás..

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.