Tu Tiempo con el Número Uno…9 Enero Lista de Materiales para construir una casa para Dios. Amor

2 Pedro 1:5-7 NVI

Precisamente por eso, esfuércense por añadir a su fe, virtud; a su virtud, entendimiento; [6] al entendimiento, dominio propio; al dominio propio, constancia; a la constancia, devoción a Dios; [7] a la devoción a Dios, afecto fraternal; y al afecto fraternal, amor.

Terminamos con uno de los materiales fundamentales para construir una casa para Dios y es el amor, material sin el cual es imposible tener fe, virtud, entendimiento, devoción a Dios, constancia y afecto fraternal…pues sin amor, nada tiene sentido.

1 Corintios 13:1-8 NVI Si hablo en *lenguas *humanas y angelicales, pero no tengo amor, no soy más que un metal que resuena o un platillo que hace ruido. [2] Si tengo el don de profecía y entiendo todos los *misterios y poseo todo conocimiento, y si tengo una fe que logra trasladar montañas, pero me falta el amor, no soy nada. [3] Si reparto entre los pobres todo lo que poseo, y si entrego mi cuerpo para que lo consuman las llamas, pero no tengo amor, nada gano con eso. [4] El amor es paciente, es bondadoso. El amor no es envidioso ni jactancioso ni orgulloso. [5] No se comporta con rudeza, no es egoísta, no se enoja fácilmente, no guarda rencor. [6] El amor no se deleita en la maldad sino que se regocija con la verdad. [7] Todo lo disculpa, todo lo cree, todo lo espera, todo lo soporta. [8] El amor jamás se extingue, mientras que el don de profecía cesará, el de lenguas será silenciado y el de conocimiento desaparecerá.

Esta es la verdadera cuestión y el verdadero secreto para construir una casa para Dios, amar para poder hablar el lenguaje De Dios, para poder dar, ser paciente, bondadoso, para dejar de comportarnos con rudesa, orgullo, envidia, rencor, ironía, pereza, decidia y mentira.

Esta tarea de construir una casa para Dios, implica que practiquemos todos los días de la vida el amor, para que nunca se extinga, sino que de manera permanente perdone, disculpe, crea, espere y soporte todas y cada una de las pruebas que la vida trae.

Señor, enséñame tu amor, ayúdame a entenderlo, a aplicarlo en mi vida, para ver con tus ojos, escuchar con tus oídos para abrazar con tus brazos y para encontrarte a ti en cada segundo de mi vida.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.