Tu Tiempo con el Número Uno..2 Enero. Lista de Materiales para construir una casa para Dios. La Fe

Hebreos 11:1 NVI

Ahora bien, la fe es la garantía de lo que se espera, la certeza de lo que no se ve.

Como tenemos el propósito de construir una casa para Dios en este año, nos preguntamos como podemos hacerlo y como podemos hacer ese sueño realidad, y lo mejor de todo es que las respuestas para construir esta nueva casa, no tienen que ver con presupuestos enormes, ni muchos ladrillos, arena, cemento y piedras, pues de lo que se trata cuando pensamos en construir una casa para Dios, es de hacer conciencia de que Él Es, ÉL puede, y de que Él Siempre está atento a nuestras necesidades.

Por eso, una de las maneras como podemos comenzar a poner unos buenos cimientos para construir una casa nueva para Dios, es creyendo, haciendo crecer nuestra fe, haciendo propósitos de abandonar las dudas, las quejas, las incertidumbres que nos hacen pensar y creer que Dios no está.

Y entonces vamos a recibir, seguridad, certeza, y respuestas claras que nos indiquen que lo estamos experimentando, que lo estamos viviendo y que lo que tanto deseamos para nuestra vida, se está haciendo realidad como una experiencia de fe.

llegar a decir que creemos de tal manera que nada ni nadie nos pueda apartar de esa seguridad, de esa que nos dice que Dios nunca nos dejará y nunca nos abandonará….Comenzamos a hablar de los materiales para construir la casa para Dios y el primero de ellos, es la fe.., así que sea un propósito, una obsesión, una tarea y una decisión, creer, aumentar nuestra fe, experimentarla, y hacerle control de calidad ya que sin fe, es imposible agradar a Dios y para hacer una casa para él, debemos comenzar con lo que más le agrada de nosotros…con la fe., una fe viva, una fe que esta pendiente de los engaños de la duda y una fe que se renueva cada día.

Señor ayúdame en mi poca fe y llévame a experimentarla cada día como si fuera el primero de nuestra relación. te amo, soy tuyo y te pertenezco, agradecido oro, en el nombre de Jesus. Amen.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.