Tu Tiempo con el Número Uno….Señales…31 Octubre

Como a Ezequías, en medio del dolor y de la enfermedad que nos puede poner al borde de la muerte, no debemos esperar a que llegue ese día malo, ni la angustia insostenible para rogarle a Dios por la vida, si no mas bien como lo dice este relato, mantener una vida recta delante de Dios y una relación permanente con El que nos permita hablarle cara a cara cuando le necesitemos y no solo en tiempos de debilidad y preocupación.. sino también en los momentos alegres, de éxito y cosechas abundantes….

Ezequías volvió el rostro hacia la pared y le rogó al Señor: [3] «Recuerda, Señor, que yo me he conducido delante de ti con lealtad y con un *corazón íntegro, y que he hecho lo que te agrada.» Y Ezequías lloró amargamente. [4] Entonces la palabra del Señor vino a Isaías: [5] «Ve y dile a Ezequías que así dice el Señor, Dios de su antepasado David: «He escuchado tu oración y he visto tus lágrimas; voy a darte quince años más de vida. [6] Y a ti y a esta ciudad los libraré de caer en manos del rey de Asiria. Yo defenderé esta ciudad. [7] Y ésta es la señal que te daré para confirmar lo que te he prometido: [8] Haré que en la escala de Acaz la sombra del sol retroceda las diez gradas que ya ha bajado.» » ¡Y la luz del sol retrocedió las diez gradas que ya había bajado! Isaías 38:2-8 NVI

Dios escucha siempre nuestra oración y ve nuestras lagrimas, y en medio de una relación permanente con El, nos asegura que nos dará vida y en abundancia y así mismo, nos librará de caer en tentación,….Si,…… y nos dará señales de que El lo está haciendo, y lo mejor de todo podremos ver que son sus señales las que nos hablan y nos reafirman que Él esta, sigue y seguirá con nosotros hasta la eternidad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *