Devocional. Tu Tiempo con el Número Uno…La Mayor Libertad… 29 Agosto

Parece que fuera infructuoso repetirnos los unos a los otros que las cosas hechas sin amor  no valen la pena, no sirven de nada, se convierten en cisternas rotas por donde a menudo en medio de todas las acciones que podemos ofrecer como servicio, finalmente se esconde el desgano, la pereza, la ira, el enojo o el malestar por las cosas que se deben hacer sin que nos cueste trabajo, sin que se sienta presión, ni cansancio, ni displicencia, cosas que finalmente acaban por el desgaste, pues algo es seguro y es que lo que se hace sin amor, cansa muchísimo mas que lo que se hace por convicción……Por último, hermanos, consideren bien todo lo verdadero, todo lo respetable, todo lo justo, todo lo puro, todo lo amable, todo lo digno de admiración, en fin, todo lo que sea excelente o merezca elogio. [9] Pongan en práctica lo que de mí han aprendido, recibido y oído, y lo que han visto en mí, y el Dios de paz estará con ustedes. Filipenses 4:8-9 NVI

Evidentemente todo lo que tiene que ver con la familia finalmente son los momentos que perduran y que se quedan para siempre en la memoria, en el corazón y en el mejor lugar del alma, porque aunque a veces sea difícil entendernos en nuestras múltiples maneras de ser y de expresarnos, creo que todos extrañamos siempre ese lugar de calor, amor e intimidad que para todos representa el hogar, los alimentos, el compartir, las experiencias, los imprevistos y las sorpresas que nos alegran la vida…… El hierro se afila con el hierro, y el hombre en el trato con el hombre. Proverbios 27:17 NVI

Seguramente en el diario vivir nos encontramos con cosas que no queremos hacer, y en ese caso es mejor no hacerlas que exponer el espíritu y el corazón a la indisposición de lo que no se quiere hacer, así que si no quieres hacer esa llamada, entonces no lo hagas, sino quieres hacer ese oficio o ese trabajo, es mejor que no lo hagas, sino quieres dar amor o no te nace, es mejor que no lo hagas, pues es mas verdadera la decisión de no querer que el hacer las cosas por obligación,….. finalmente estamos llamados a vivir en la verdad, pues ella nos hace libres, y no hay mejor y mayor libertad que disfrutar plena y completamente de todos los segundos que Dios nos ha dado para vivir…..Ahora bien, el Señor es el Espíritu; y donde está el Espíritu del Señor, allí hay libertad. 2 Corintios 3:17 NVI

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.