Devocional. Tu Tiempo con el Número Uno. Yo tampoco te condeno……. 10 Abril

No se si en muchas ocasiones hemos sido esa persona que mojaba el pan con alguien muy cercano, ya fuera un amigo, un hermano, alguien de mucha confianza, y en un momento determinado, la traición pudo mas que cualquier otra cosa;….. Eso mismo le sucedió a judas…. —Es uno de los doce —contestó—, uno que moja el pan conmigo en el plato. Marcos 14:20 NVI

No se cuantas veces nos vimos diciendo cosas como yo daré la vida por ti, me jugare la vida por ti, haré lo que sea por ti pero no te dejaré solo nunca, y en el momento que exigía mayor determinación y seguridad, negamos que conocíamos a esa persona y le dimos la espalda;…..Eso mismo le paso a Pedro…… —¿Tú darás la vida por mí? ¡De veras te aseguro que antes de que cante el gallo, me negarás tres veces! Juan 13:38 NVI

No se cuantas veces la cobardía, el miedo y de pronto por no querer hacerle frente a los errores que hemos cometido nos hemos simplemente lavado las manos y decimos,…..yo no fui;…… Eso le paso a Pilatos…… Cuando Pilato vio que no conseguía nada, sino que más bien se estaba formando un tumulto, pidió agua y se lavó las manos delante de la gente. —Soy inocente de la sangre de este hombre —dijo—. ¡Allá ustedes! Mateo 27:24 NVI

No se cuantas veces en medio de las oportunidades y de lo que llamamos pescar en rio revuelto, nos hemos aprovechado del dolor de los demás, de la necesidad que tienen los demás por alimentarse y entonces les compramos algo barato y de mala calidad y le inflamos el precio, o nos queremos quedar con la mejor parte;…… Eso le paso también a los soldados romanos;….. —No la dividamos —se dijeron unos a otros—. Echemos suertes para ver a quién le toca. Y así lo hicieron los soldados. Esto sucedió para que se cumpliera la Escritura que dice: «Se repartieron entre ellos mi manto, y sobre mi ropa echaron suertes.» Juan 19:24 NVI

No se cuantas veces hemos estado entre la multitud acusando a alguien por corrupto sin tener las pruebas, de ladrón o de indeseable…..creo que la mayoría de las veces nos pasa con nuestros gobernantes, los señalamos y nos metemos en la multitud a pronunciar las mismas palabras que todos dicen, sin saber que es lo que hay realmente detrás;…. Eso también le paso a los Fariseos y sacerdotes de la ley…… Tan pronto como lo vieron, los jefes de los sacerdotes y los guardias gritaron a voz en cuello: —¡Crucifícalo! ¡Crucifícalo! Juan 19:6 NVI

No tengo idea de cuantas veces he sido Judas, Pedro, Pilatos, soldado Romano, Fariseo o Religioso…no, ….no lo se….. Lo cierto es que detrás de todo ello había un hombre llamado Jesus, lleno de amor, que solo me amó y quizo morir en una cruz para perdonar mis pecados, para lavarme con su sangre y para darme vida eterna.

Sus ojos no dejan de mírame con la intención de decirme,…¿ ahora si lo ves?… ¿ahora si lo crees?………

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *