Devocional. Tu Tiempo con el Número Uno. Protección Divina…. 17 Marzo

El que habita al abrigo del *Altísimo se acoge a la sombra del *Todopoderoso. Yo le digo al Señor: «Tú eres mi refugio, mi fortaleza, el Dios en quien confío.» Sólo él puede librarte de las trampas del cazador y de mortíferas plagas, pues te cubrirá con sus plumas y bajo sus alas hallarás refugio. ¡Su verdad será tu escudo y tu baluarte! Salmos 91:1-4 NVI  Él es nuestro valuarte hoy, mañana y todos los días de nuestra vida, pues en El tenemos la seguridad, y la paz que sobrepasa todo entendimiento, pues son muchas las situaciones que no entendemos….

No podemos decir que todo esto que pasa es por culpa del desorden mundial o que es un castigo de Dios, porque Dios no castiga, no destruye ni contagia enfermedades…..son nuestras desiciones, nuestra lejanía de Dios, la que nos conduce a caminar por caminos que no debimos haber transitado y por lugares que no debimos haber caminado,…y esa distancia de Dios, …de su presencia,… nos hace sufrir,…nos reduce las fuerzas, y nos conduce a la sequedad del corazón, del espíritu, del alma y del cuerpo,… nuestro pecado nos aparta de Dios,.. y lejos de Él somos frágiles,…. Porque en Él esta la vida,… somos indefensos,… porque en el esta la protección divina,…. Nos vamos secando,…porque Él es la vid verdadera,… la fuente que da vida.

Aun así, el insiste en recordarnos,…. No temerás el terror de la noche, ni la flecha que vuela de día, ni la peste que acecha en las sombras ni la plaga que destruye a mediodía. Podrán caer mil a tu izquierda, y diez mil a tu derecha, pero a ti no te afectará. Ya que has puesto al Señor por tu refugio, al Altísimo por tu protección, ningún mal habrá de sobrevenirte, ninguna calamidad llegará a tu hogar. Porque él ordenará que sus ángeles te cuiden en todos tus *caminos. Con sus propias manos te levantarán para que no tropieces con piedra alguna. Aplastarás al león y a la víbora; ¡hollarás fieras y serpientes! «Yo te libraré, porque te acoges a mí; te protegeré, porque reconoces mi *nombre. me invocarás, y yo te responderé; estaré contigo en momentos de angustia; te libraré y te llenaré de honores. te colmaré con muchos años de vida y te haré gozar de mi *salvación.» Salmos 91:5-7,9-16 NVI

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *