Devocional. Tu Tiempo con el Número Uno. Una Familia…. 16 Marzo

¿Qué sería de una pequeña bebe sin su mamá?,.. que sería de esa pequeña vida sin alguien que le cante, le enseñe a jugar, comparta con ella y se haga uno solo con ese pequeño ser?…, somos, como lo dice la palabra, parte de una vid, de una raíz, de un vientre que nos dio la vida, y ese vientre sobrenatural del que todos venimos, no escatimó en detalles para que pudiéramos ver la grandeza de la creación y el soplo de vida y aliento en la nariz que nos ha dado con su Santo Espíritu.

Por eso dice su palabra »Yo soy la vid y ustedes son las ramas. El que permanece en mí, como yo en él, dará mucho fruto; separados de mí no pueden ustedes hacer nada. Juan 15:5 NVI Y esos primeros años de la vida son madre dependientes y padre dependientes, y refuerzan esos lazos de amor que duran para toda la vida y nos adhieren a la familia con un vinculo sellado con la sangre que nos hace parte de ella,… ese mismo vinculo que Jesus estableció  y firmó en una cruz, al hacernos parte de su familia, sellados con su sangre. 

Cuando nos alejamos de la familia y los vínculos se rompen, por el capricho, la terquedad, el control, o simplemente por los desatinos,… nos vamos secando, dejamos de florecer y la vida se nos hace cada vez mas difícil y lánguida… El que no permanece en mí es desechado y se seca, como las ramas que se recogen, se arrojan al fuego y se queman. Si permanecen en mí y mis palabras permanecen en ustedes, pidan lo que quieran, y se les concederá. Juan 15:6-7 NVI

Estamos llamados a permanecer en unidad, .. a permanecer en la vid, …ahí, donde fuimos plantados por el Señor en el núcleo de nuestra familia,… viéndonos mutuamente, … celebrando que seguimos creciendo,…que seguimos avanzando para llegar a ser las personas que Dios mismo nos creó para ser. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *