Devocional. Tu Tiempo con el Número Uno. En la Calle…. 9 Marzo

Cuando emprendemos el viaje de la vida al lado de Dios, abriendo nuestras antenitas para prestarle toda nuestra atención y dedicarle todas nuestras fuerzas, nuestra voluntad y nuestro corazón a su voz y a su dirección,.. en el camino nos encontramos con muchos obstáculos, … de aquellos que dicen que es una locura, de otros que dicen que es lo que se debe hacer pero no se atreven a caminar con nosotros, …. De aquellos que se vuelven simplemente simpatizantes, o de los que dicen estar comprometidos y aun no entienden como se puede hacer esa tarea de congregarse en los lugares menos indicados, de pronto a su parecer con los menos indicados, y para completar en las condiciones mas extremas que la intemperie pueda proporcionar…. Pero no podemos quedarnos a la intemperie; estamos en época de lluvias y esto no es asunto de uno o dos días, pues somos muchos los que hemos cometido este pecado. Esdras 10:13 NVI

Aun asi, Dios, siempre nos hace un lugar a su lado, allí donde quiera que estemos, donde quiera que su nombre sea buscado aunque sea a tientas, y su nombre sea exaltado con la necesidad manifiesta de lo que la vida en la calle, sin amigos, sin mayores oportunidades puede dar. Porque donde dos o tres se reúnen en mi nombre, allí estoy yo en medio de ellos. Mateo 18:20 NVI

La gracia de Dios no se esconde,… se hace manifiesta,…enamora,…nos hace quebrantar y reconocer nuestra debilidad,…nuestra falta de amor por los demás, …. Nuestro egoísmo y desde luego, nos revela nuestro pecado… Pero por la gracia de Dios soy lo que soy, y la gracia que él me concedió no fue infructuosa. Al contrario, he trabajado con más tesón que todos ellos, aunque no yo sino la gracia de Dios que está conmigo.  En fin, ya sea que se trate de mí o de ellos, esto es lo que predicamos, y esto es lo que ustedes han creído. 1 Corintios 15:10-11 NVI

Congregarnos juntos, implica a veces renuncia, pero también implica mirarnos en otros espejos y en otras realidades, …. Escuchar su palabra en el lugar mas inesperado y mirando al cielo, recibir de su parte, un nuevo consejo, una nueva vida, una nueva manera de ser y de permanecer en este lugar que tenemos para habitar en su presencia. »El Dios que hizo el mundo y todo lo que hay en él es Señor del cielo y de la tierra. No vive en templos construidos por hombres,  ni se deja servir por manos *humanas, como si necesitara de algo. Por el contrario, él es quien da a todos la vida, el aliento y todas las cosas…. Esto lo hizo Dios para que todos lo busquen y, aunque sea a tientas, lo encuentren. En verdad, él no está lejos de ninguno de nosotros, “puesto que en él vivimos, nos movemos y existimos”…. Hechos 17:24-25,27-28 NVI

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *