Devocional. Tu Tiempo con el Número Uno. Hijos…. 15 Febrero

Que bueno y maravilloso es tener hijos,… vivir la experiencia de verlos crecer, estudiar, casarse, cumplir sus sueños y metas…. Realizarse y disfrutar de la vida que Dios planeó para ellos desde la eternidad… La aflicción llega a las familias, cuando uno de nosotros, de los de la casa, tiene problemas, se aleja del hogar y las drogas, el licor y las malas compañías, lo van apartando de ese sueño que alguna vez fue verlos de niños correr por toda la casa y prometer un gran futuro para ellos.

Nada me produce más alegría que oír que mis hijos practican la verdad. 3 Juan 1:4 NVI y esto lo dice el señor en su palabra, anotando que el vivir una vida tranquila en medio de tanta mentira, produce la alegría de vivir,… por eso que bueno que como papás, podamos mirar siempre lo bueno de nuestros hijos, en vez de escarbar lo malo,..apoyarlos y amar cada cosa de su vida, entre ellas a las personas que ellos aman, sus novias, sus novios, sus esposos, esposas, Pero contigo estableceré mi *pacto, y entrarán en el arca tú y tus hijos, tu esposa y tus nueras. Génesis 6:18 NVI y cada uno de los logros que puedan hacerse en la vida.

Lo interesante de la situación es que nosotros los hagamos nuestros, como parte vital de nuestra existencia, de tal manera que entre nuestros hijos y nosotros, solo pueda mediar la alegría mutua que produce la mutualidad del amor,..porque Si el Señor no edifica la casa, en vano se esfuerzan los albañiles. Si el Señor no cuida la ciudad, en vano hacen guardia los vigilantes. En vano madrugan ustedes, y se acuestan muy tarde, para comer un pan de fatigas, porque Dios concede el sueño a sus amados. Por eso  Los hijos son una herencia del Señor, los frutos del vientre son una recompensa. Como flechas en las manos del guerrero son los hijos de la juventud. Salmos 127:1-4 NVI

Amarlos es el imperativo que no puede faltar, aconsejarlos el abrazo que siempre tendrá lugar y esperar lo mejor de ellos y para ellos,..la promesa de Dios que nunca debemos olvidar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *