Devocional. Tu Tiempo con el Número Uno. Apariencias…. 14 Febrero

Yo creo que todos conocemos la historia de Moises a quien Dios le dijo un día «Sube a encontrarte conmigo en el monte, y quédate allí. Voy a darte las tablas con la *ley y los mandamientos que he escrito para guiarlos en la vida.» Éxodo 24:12 NVI  y ese es el  episodio que todos hemos visto en las películas de semana santa en donde Dios le entrega los mandamientos de su ley para la humanidad…. Pero, también sabemos que esta historia no termina ahí,..pues sabemos que Al ver los israelitas que Moisés tardaba en bajar del monte, fueron a reunirse con Aarón y le dijeron: —Tienes que hacernos dioses que marchen al frente de nosotros, porque a ese Moisés que nos sacó de Egipto, ¡no sabemos qué pudo haberle pasado! Éxodo 32:1 NVI….y comenzó aquí la gran tragedia…..se hicieron dioses de oro y los adoraron… Todos los israelitas se quitaron los aretes de oro que llevaban puestos, y se los llevaron a Aarón, quien los recibió y los fundió; luego cinceló el oro fundido e hizo un ídolo en forma de becerro. Entonces exclamó el pueblo: «Israel, ¡aquí tienes a tu dios que te sacó de Egipto!» Éxodo 32:3-4 NVI,todo fue una burla,..una desenfrenada decisión llevada por la necesidad del placer, la fiesta, la idolatría, el orgullo, la arrogancia, la necesidad de tener cosas y la ignorancia. 

Hoy en día, aun cuando esperamos la segunda venida de Cristo, muchos de nosotros nos perdemos en la adoración a dioses falsos, en la idolatría, las apariencias, el placer, el sexo, las drogas, en el mi mismo, en lo que vemos en el espejo y en las cámaras sofisticadas de nuestros celulares,… reflejos,… apenas reflejos de lo que somos, pues lo que hay por dentro ya casi ni se puede ver,… maquinas de la imagen, del que dirán, de la opulencia y la insaciable necesidad de mostrar lo que hago, lo que tengo, y lo que deseo que los demás vean. En efecto, al día siguiente los israelitas madrugaron y presentaron *holocaustos y sacrificios de *comunión. Luego el pueblo se sentó a comer y a beber, y se entregó al desenfreno. Entonces el Señor le dijo a Moisés: —Baja, porque ya se ha corrompido el pueblo que sacaste de Egipto. Demasiado pronto se han apartado del *camino que les ordené seguir, pues no sólo han fundido oro y se han hecho un ídolo en forma de becerro, sino que se han inclinado ante él, le han ofrecido sacrificios, y han declarado: “Israel, ¡aquí tienes a tu dios que te sacó de Egipto!” »Ya me he dado cuenta de que éste es un pueblo terco —añadió el Señor, dirigiéndose a Moisés— Éxodo 32:6-9 NVI

Si,… creo que silencio es lo que nos puede llegar al corazón, cuando vemos a nuestro alrededor y me doy cuenta que nos seguimos comportando como aquel pueblo en aquella época ante las promesas de redención y amor de nuestro Dios….Pero lo mas asombroso de todo esto es que Dios no se cansa y de nuevo da una oportunidad,…ante la intercesión de Moises por su pueblo le promete —Yo mismo iré contigo y te daré descanso —respondió el Señor… Si no vienes con nosotros, ¿cómo vamos a saber, tu pueblo y yo, que contamos con tu favor? ¿En qué seríamos diferentes de los demás pueblos de la tierra? —Está bien, haré lo que me pides —le dijo el Señor a Moisés—, pues cuentas con mi favor y te considero mi amigo. Y el Señor le respondió: —Voy a darte pruebas de mi bondad, y te daré a conocer mi *nombre. Y verás que tengo clemencia de quien quiero tenerla, y soy compasivo con quien quiero serlo. Éxodo 33:14,16,17,19 NVI,y en esa promesa vivimos hoy,… en la oportunidad que Dios nos da de vivir conforme a su amor, conforme a su voluntad,… apartados de tantos ídolos que aun tenemos y que estamos llamados a dejar, para mirarlo a Él, y reconocerlo a Él como nuestro Dios, como nuestro único referente, como nuestro modelo a seguir.

Hoy es un buen día para renunciar a todo aquello que nos impide ver claramente la presencia de Dios en nuestra vida y renunciar a nuestros pequeños dioses que tanto daño nos pueden hacer.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *