Devocional. Tu tiempo con el Numero Uno. ¿Y ahora qué Hago? 18 Enero

Una de las cosas que mas nos atormenta en el momento en que tenemos que tomar desiciones, es la duda entre los caminos que debemos seguir y los efectos que van a producir en nuestra vida. Lo que decidimos, lo que decimos, y lo que hacemos, finalmente nos exponen a la critica de los demás, a la inconformidad de alguien o simplemente al rechazo.

En la escuela de las desiciones, nuestra costumbre nos ha llevado a tener en cuenta las opiniones de los demás, de los amigos, de los papás, o de la persona que consideremos esta mas cerca de nosotros para podernos aconsejar. Sin embargo, aun siendo creyentes, es muy frecuente que los miedos nos invadan y que finalmente nos olvidemos de consultar a quién siempre nos responderá y nos hablará directamente y de todas las maneras posibles.

Abram, recibió una respuesta de Dios porque le preguntó a Él, y en muchas ocasiones he escuchado amigos y personas que dicen que Dios no les responde, y eso quizá se deba a que nunca le preguntan. Por eso vemos que en Génesis,  El Señor le dijo a Abram…. lo hizo de manera directa y sin rodeos…lo cual indica que Abram le preguntó.

Por eso, si tienes desiciones Grandes, medianas o pequeñas por tomar, no dudes en preguntarle a Dios, pues así como lo hizo con Abram, solo basta que le preguntes para que el responda….es un desafío….solo pruébalo….es real…te lo dirá….amorosa y delicadamente enviará respuestas…que seguro cuando las recibas, tendrás la seguridad de que ha sido Él mismo el que te está contestando.

Finalmente, el Señor le dijo a Abram, «Deja tu tierra, tus parientes y la casa de tu padre, y vete a la tierra que te mostraré. Génesis 12:1 NVI, Esto implica que posiblemente las respuestas de Dios, te lleven a hacer cosas que parecen una locura……Mmmmm, si…….. pero de algo estoy seguro,…. cualquier cosa que sea,……. será para mostrarte una nueva tierra, un nuevo amanecer, un nuevo trabajo, una nueva oportunidad, una nueva vida, nuevas personas, amigos y planes, que solo encontrarás si le preguntas a Dios lo que hay que hacer. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.