Tu Tiempo con el Número Uno. 10 Noviembre, Un toque de limpieza….

Mateo 8:3 NVI

Jesús extendió la mano y tocó al hombre. —Sí quiero —le dijo—. ¡Queda limpio! Y al instante quedó sano de la lepra.

La historia cuenta en el inicio de Mateo 8 que Cuando Jesús bajó de la ladera de la montaña, lo siguieron grandes multitudes. y Un hombre que tenía *lepra se le acercó y se arrodilló delante de él.

y este es uno de los actos de reverencia que nosotros deberiamos en esta época imitar de aquellos que lo vieron en persona…arrodillarnos con humildad, con necesidad y con mucha reverencia antes Jesus, para pedirle lo que tanto necesitamos…. en este caso este hombre lleno de lepra, le dice a Jesus —Señor, si quieres, puedes *limpiarme — reconociendo su enfermedad, y en nuestro caso puede ser reconociendo nuestra mentira, nuestro engaño, comparación , nuestra queja, tanta inmoralidad, vicios y maltrato….

cuanta necesidad tenemos de estar limpios cada dia, cuando buscamos bañarnos, organizar nuestras uñas, nuestro cuerpo, disfrutar del agua que nos refresca y nos limpia…. tanto que a veces decimos que sin el agua no podríamos vivir y esa es una gran verdad…

pues bien, jesus es el agua del espíritu que necesitamos mucho mas que el agua que nos baña, pues necesitamos quedar limpios de tantas cosas que nos apartan de su voluntad y que simplemente cumplen nuestros caprichos y deseos que no son mas que mugresitos que nos van ensuciando el alma y el corazon de a poquitos….

vamos a orar…

Señor, tócame y quedare limpio, renueva mi mente de tantas cosas que pienso y mi voluntad de tantas cosas que hago, quita de mi toda suciedad, todo pensamiento ocioso, toda duda, critica y mordacidad con los demás…limpiame con tu palabra y la presencia de tu santo espíritu en mi… yo te lo pido, en el nombre de Jesús…Amen..

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *