Tu Tiempo con el Número Uno. 15 Marzo,OIGA….MADUREEEE..

1 Corintios 3:1-4 NVI Yo, hermanos, no pude dirigirme a ustedes como a espirituales sino como a inmaduros, apenas niños en Cristo. [2] Les di leche porque no podían asimilar alimento sólido, ni pueden todavía, 

Una de las caracteristicas mas comunes tanto en hombres como en mujeres, es la inmadurez, y eso lo sabemos porque muchas personas en alguna epoca de la vida nos han dicho, Oiga….Madure…. y cuando nos dicen eso, sabemos que aun hay muchas areas de la vida en las que tenemos que aprender, madurar y salir adelante, pues como lo dice esta palabra de Corintios, apenas somos como niños, inmaduros, pequeños que solo podemos tomar leche porque para nosotros se vuelve dificil asimilar las cosas dificiles de la vida o todas las responsabilidades que vienen cuando nos casamos, tenemos hijos, un trabajo, servicios por pagar, tareas por hacer y demás.

Por eso notamos que muchas personas cuando hablan con nosotros, lo hacen como si estuvieran hablando con un niño, porque incluso para nosotros mismos, esas áreas de la vida, que nosotros solo conocemos, que aun no han madurado, ni han crecido, y sabemos que son areas en donde podemos ser sanrandeados por el viento y por las olas de la manera mas facil e imprevista.

Hoy es un buen momento para entregarle a Dios, todas esas áreas de nuestra vida en las que todavia nos sentimos indefensos, sin respuestas, perdidos y debiles y un buen tiempo para comenzar a aprender en la escuela de Dios, nuevos ejercicios que nos permitan madurar y comprender el propósito de Dios para nuestras vidas.

Vamos a orar.

Señor, enséñame, muéstrame y guíame por el camino de la seguridad que solo tu me puedes llevar…solo tu sabes cuales son esas áreas de la vida en las que me siento como un niño, indefenso, intranquilo, y sin salidas….dame la seguridad que necesito, la fe que necesito y la determinación que me hace falta para avanzar hacia ti, para descansar en ti y ser la persona que tu creaste…te necesito…ven a mi vida, ayudame a madurar de tu mano y a ser la persona segura que quieres que yo sea…perdona mi incredulidad, mi falta de fe y mi falta de compromiso, se que tu me puedes ayudar a seguir adelante, confiado y tranquilo….en el nombre de Jesus te lo pido.Amen.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.