Devocional. Tu Tiempo con el Número Uno. Y ¿Dónde está Dios?……. 3 Abril

En repetidas ocasiones como creyenes nos tenemos que ver expuestos a que las personas que no lo son nos pregunten «¿Dónde está su Dios?» y este es un reclamo que se hace estruendoso en medio de las situaciones de calamidad y muerte, pues cuando suceden este tipo de infortunios en el mundo, ahí si aparece mas como un reclamo que como una conciecia reverente de Dios, su nombre, pero para reclamar y desdecir de su nombre.

El salmo 115 nos da una respuesta de dónde está,…[3] Nuestro Dios está en los cielos y puede hacer lo que le parezca. [4] Pero sus ídolos son de oro y plata, producto de manos humanas. [5] Tienen boca, pero no pueden hablar; ojos, pero no pueden ver; [6] tienen oídos, pero no pueden oír; nariz, pero no pueden oler; [7] tienen manos, pero no pueden palpar; pies, pero no pueden andar; ¡ni un solo sonido emite su garganta! [8] Semejantes a ellos son sus hacedores, y todos los que confían en ellos. [9] Pueblo de Israel, confía en el Señor; él es tu ayuda y tu escudo. [10] Descendientes de Aarón, confíen en el Señor; él es su ayuda y su escudo. [11] Los que temen al Señor, confíen en él; él es su ayuda y su escudo. [12] El Señor nos recuerda y nos bendice: bendice al pueblo de Israel, bendice a los descendientes de Aarón, [13] bendice a los que temen al Señor, bendice a grandes y pequeños. Salmos 115:3-13 NVI

No lo podemos ver porque nuestros ojos se están fijando en otras cosas, menos en Dios; porque nuestra boca esta hablando de todo, menos de Dios; porque nuestros oídos están escuchando música de despecho, chismes, o irreverencias que nos separan mas de El; porque nuestra nariz no puede oler mas que nuestro propio perfume, o la inmundicia de nuestro alrededor, pero no puede oler el fragante olor del amor, del perdón, y de la comunión diaria con Dios;…nos quedamos sin palabras para Dios; sin pies para caminar hacia Él, y solo podemos ver lo que la gente a nuestro alrededor dice y hace y no lo que Dios a viva voz nos quiere enseñar. 

Finalmente el Salmo 115 termina diciendo que el Señor en medio de tanta idolatra por nosotros mismos, nos bendice, nos ama y nos sigue esperando….[14] Que el Señor multiplique la descendencia de ustedes y de sus hijos. [15] Que reciban bendiciones del Señor, creador del cielo y de la tierra. [16] Los cielos le pertenecen al Señor, pero a la *humanidad le ha dado la tierra. [17] Los muertos no alaban al Señor, ninguno de los que bajan al silencio. [18] Somos nosotros los que alabamos al Señor desde ahora y para siempre. *¡Aleluya! ¡Alabado sea el Señor! Salmos 115:14-18 NVI

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *