Tu Tiempo con el Número Uno. 3ra Temporada, 16 Enero, Ciudadanos del Cielo…..

Filipenses 3:20 NTV

En cambio, nosotros somos ciudadanos del cielo, donde vive el Señor Jesucristo; y esperamos con mucho anhelo que él regrese como nuestro Salvador.

No todos pueden entender algunos versos de la biblia, que como este nos dice que somos ciudadanos del cielo…..sobre todo si no se conoce ni se cree profundamente en lo que la bendita palabra De Dios dice de cada uno de nosotros….

sigue diciendo el verso, que solo Dios, puede tomar nuestros cuerpo débil y nuestra debilidad como personas en muchas áreas de la vida, y transformarlas en descanso, en alegria y en seguridad que solo es otorgada por Dios, cuando nos rendimos completamente a El….

y la verdad es que en nuestra debilidad, podemos caer en la trampa de que para vivir lo que necesitamos es plata….dinero y tener poder para hacer, para mandar, para invitar y para hacer lo que queremos hacer y lo que todo el mundo hace…..y es porque mantenemos una permanente confrontación entre lo que vemos que la gente común y corriente hace y lo que nosotros como hijos De Dios podemos experimentar y vivir…pero finalmente es una elección, hacer mi vida conforme a los propósitos De Dios y a lo que Dios nos mande a hacer, o conforme a lo que mi cuerpo, mi mente y mi corazon me sigan diciendo que debo hacer, sin que en ello medie la palabra del Señor, sus ordenes y su voluntad para nuestras vidas….

la mayor seguridad que tenemos es que al recibir a Jesus como nuestro Señor y salvador, recibimos inmediatamente la ciudadanía del cielo, en la que Dios gobierna, nos ama, nos perdona y nos salva, mediante su impresionante gracia….

Vamos a orar…

ahhhh Señor…cuanto me conoces y me descifras….solo tu lo conoces todo de mi, mis dudas, mis inseguridades y mis luchas….esos momentos en que no me considero ciudadano del cielo, y los otros en los que me encuentro completamente consciente y seguro de que soy tuyo y te pertenezco y que nada ni nadie me puede quitar lo que tu ya me has dado como tu hijo, una ciudadania, una identidad, una razón para vivir y tu incomparable presencia que siempre va conmigo….me entrego nuevamente a ti, cada segundo de mi vida, pues te pertenezco y soy tu propiedad, y en el nombre de Jesus oro a ti agradecido…amen…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *