Tu Tiempo con el Número Uno. 9 Agosto 🪁 Los Limites de Dios

Job 38:8-11 NVI

[8] »¿Quién encerró el mar tras sus compuertas cuando éste brotó del vientre de la tierra? [9] ¿O cuando lo arropé con las nubes y lo envolví en densas tinieblas? [10] ¿O cuando establecí sus límites y en sus compuertas coloqué cerrojos? [11] ¿O cuando le dije: «Sólo hasta aquí puedes llegar; de aquí no pasarán tus orgullosas olas» ?

En la historia de Job, cuando Dios decide conversar con el para ponerle claras algunas cositas, nos podemos dar cuenta, como lo dice este verso, que Dios le habla sobre muchas cosas, entre ellas, los limites que le puso al mar y al impetu de las olas…. Y por eso vemos que Dios le dijo al mar, solo hasta aquí puedes llegar, solo hasta aquí puedes batir tus olas… y la verdad es que Dios con nosotros tuvo un gesto de mucha confianza pero sobre todo un gesto de amor, en el cual nosotros pudieramos escoger amarle o rechazarle, pues bien nos habria podido poner limites y como al mar, permitirnos caminar solo hasta un lugar o tomar decisiones solo hasta un limite, pero no lo hizo asi y mas bien nos dejo libre la oportunidad que tenemos de vivir y de escoger, para que nosotros pudieramos aprender, decidir y discernir entre lo bueno y lo malo.

El amor hacia Dios nunca va a ser una obligación, pues definitivamente es una elección, como sucede con el verdadero amor, elegimos amar, casarnos, hacer un plan de vida juntos y de esa misma manera es la vida con Dios.

Lo cierto es que a veces somos mas sobervios que las olas del mar y queremos romper limites que no debemos romper, pues sabemos que las consecuencias posterioes, no seran mas que situaciones de dolor, sufrimiento, rupturas, heridas, griteas abiertas y lo peor de todo la muerte..

El libre albedrio no es mas que la capacidad que tenemos para decidir vivir la vida, a la manera de Dios o a la manera nuestra, pues una perspectiva apropiada de la vida, comienza con una perspectiva correcta de Dios..

Vamos a orar…

Señor, cuanto te necesito, y cuanta terquedad habita en mi, perdoname tantas acciones impetuosas que brotan de mi, que me hacen ser rebelde y bravio como las olas del mar, gracias por enseñarme de nuevo que en el libre albedrio debo mirarte a ti, ser fiel a ti, y radical con cada una de las decisiones que tome, pues mientras siga haciendo mi voluntad y no la tuya, se que no me vas a bendecir con lo que te estoy pidiendo…ayudame a ordenar mi casa, mi mente, mis emociones y mi voluntad para que pueda contigo, vivir el plan que planeaste para mi desde la eternidad y vivir con una perspectiva correcta de ti…todo esto te lo pido, en el nombre de Jesus. Amen.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.